Shame

por / jueves, 23 agosto 2018 / Publicado enEspeciales, Música

ORCHESTRAL MANOUVERS IN THE DARK ‘Secret’

OMD fue una banda digna de respeto en sus inicios. Precursores del punk electrónico, el postpunk y el synth pop. Sus primeros discos asumían riesgos experimentales y cargaban exquisitas melodías. En 1985, la banda de Liverpool, editaba ‘Crush’, un descarado intento para alcanzar el éxito comercial. Canciones edulcoradas y empalagosas con la mira puesta en los rankings de ventas. Sobreproducción y tics ochenteros a diestra y siniestra. Sin embargo, ‘Secret’, segundo single del álbum, me gustaba, y me sigue gustando, creo… sepan disculpar.


ANTHRAX ‘Got the time’

Más allá de unos quince minutos de mi adolescencia, nunca disfruté de nada que se arrimara al heavy metal o al hard rock. No es jactancia sino declarada incompetencia, el metal no me conmueve, no logro encontrarle la onda. Supe tolerar discos de Metallica, Pantera, AC/DC, Black Sabbath o Megadeth pero hace siglos que he descubierto que el ‘rock pesado’ no es lo mío. Motorhead es la excepción que confirma la regla. Sin embargo aun conservo ‘Persistence of time’ (1990), disco de los neoyorquinos trasher Anthrax. Me gustaba, y aún me gusta creo… la versión de ‘Got the time’, original de Joe Jackson (?), incluida en ese disco… sepan disculpar.


U2 ‘I will follow’

Antes de perder el acento irlandés, antes de proponerse salvar al mundo, antes de convertirse en rockstars mesiánicos, antes de ser los íconos del ‘stadium rock’, antes de que empezaran a cargar billetes con palas, antes de editar discos infumables como ‘The Joshua tree’ (1987 ) o ‘Rattle and Hum’ (1988) el cuarteto irlandés U2 tenía al menos cierta dignidad y también un sonido y un puñado de canciones respetables. Discos como ‘Boy’ (1980), ‘October’ (1981) o ‘War’ (1983) los emparentaban a popes del post punk como Joy Division, P.I.L. o Echo And The Bunnymen. Luego, venderían sus almas al mismísimo demonio y Bono se convertiría en el antipático personaje que conocemos hoy… sin embargo, aún resiste cierto gusto por canciones como ’11 O’clock tick tock’ , ‘Red light’ o ‘I will follow’… sepan disculpar.


SIMPLY RED ‘Something got me started’

La historia es conocida, el infame de Mick Hucknall, fue uno de los asistentes al mítico concierto de Sex Pistols en Manchester en 1976. Allí estaban también, Mark E. Smith, Howard Devoto, Pete Shelley, Barney Sumner, Pete Shelley, Peter Hook y algún otro. Por lo tanto, fue el inicio para The Fall, Joy Division, Buzzcocks, Magazine y otras maravillas. También fue lo que motivo al pelirrojo a formar Simply Red, una exitosa banda de blue eyed soul (cuantas atrocidades cometidas en el nombre del soul en los ochenta). Su música fusiona pop, R&B, jazz y soul sin alma y en discos como ‘Stars’ (1991), se acerca a la música de baile y al sonido de sus coterraneos de la escena de Madchester sin pudor ni talento. Sin embargo ‘Something got me started’ solia gustarme… sepan disculpar.


COLDPLAY ‘Don’t panic’

Como si no hubieramos tenido suficiente con el nefasto britpop tuvo que surgir el post britpop. Coldplay fue uno de los abanderados de este ‘movimiento’. Sus inicios están vinculados al dream pop pero luego viraron al pop mas pusilánime y se convirtieron en unos nuevos Travis (como si con ellos no bastara!). Influídos por el mencionado cuarteto escocés, Oasis, Radiohead, los discos mas espantosos de U2 y unos Echo And The Bunnymen mal procesados, los Coldplay son los actuales paladines de ese pop rock sensiblero, grandilocuente y efectista. Sin embargo, ‘Don’t panic’ me recordó siempre a esas guitarras cristalinas del jangle de los ochenta, y me gustaba… sepan disculpar.


SOPHIE ELLIS BEXTOR ‘Murder on the dancefloor’

Por un momento pensé que no reencontraría su nombre en mi cabeza. Pero lamentablemente, apareció. Hablo de la británica Sophie Ellis Bextor, cantante, compositora y modelito británica, alguna vez líder de los infumables ‘indie rockers’ Theaudience y luego convertida en ‘microdiva’ de la canción pop en plan Kylie Minogue de segunda. Mainstream pop, nu disco, electrónica y disco, música inofensiva, sin pretensiones ni riesgo. A la manera de Micky Vainilla, ‘música pop para divertirse’… pero el ritmo de ‘Murder on the dance floor’, me gustaba…sepan disculpar.


TRICKY ‘Evolution revolution love’

Es habitual hoy día despotricar contra el trip hop. No será este el caso, sólo me basta recordar discos como ‘Blue lines’ (1991) o ‘Mezzanine’ (1998) de Massive Attack , los de Portishead o ‘Maxinquaye’ (1995) o ‘Pre millenium tension’ (1996) de Tricky como para sostener mi admiración por el género. En el caso de Tricky, su andadura ha sido más bien irregular. En 2001, editó ‘Blowback’, uno de sus peores álbumes, un trabajo con meros fines de lucro y plagado de desagradables figurones. Nombres?, Alanis Morissette, Cindy Lauper, Flea, Anthony Kiedis… suficiente para saber de que va. Uno de sus singles, ‘Evolution revolution love’ cuenta con la participación del pesado de Ed Kowalczyk, voz de unos émulos metalizados de R.E.M. llamados Live. Sin embargo, esta supo gustarme… sepan disculpar.


FLEETWOOD MAC ‘Little lies’

El caso de Fleetwood Mac es similar al de Pink Floyd en algún sentido. La banda fue una cosa con la presencia de Peter Green en sus inicios y otra muy distinta con su ausencia posterior, así como sucedió con Pink Floyd con y sin Barret. Los comienzos de Fleetwood Mac están vinculados al blues rock y hasta cierto art pop de fina hechura. En su reconversión luego de la partida de Green la música de la banda viró hacia el soft rock más insípido, y como suele suceder, fue ahí cuando se convirtieron en un nombre de mega éxito y ventas siderales. En 1987 editaron ‘Tango in the night’, un nuevo catalogo de AOR listo para ser irradiado por toda FM ochentera. En este disco se encuentra ‘Little lies’, una canción que sabía gustarme vaya a saber por qué… sepan disculpar.


ALICE IN CHAINS ‘No excuses’

El grunge supuso cierta renovación en la escena musical en los noventa, o algo así, no? Cobain, los Screaming Trees, o los pioneros Mudhoney, quizás Babes In Toyland y hasta ahí mi simpatía con el asunto. Soundgarden, Pearl Jam, Stone Temple Pilots, Bush, Candlebox y toda la tribu de machotes rockers con el oído puesto en el metal setentero y los ojos apuntando a los ranking de ventas, lo lamento, pero paso de ellos. Alice In Chains me provocan el mismo placer que los antes citados, es decir, ninguno. Sin embargo siempre encontré algún misterioso encanto en ‘No excuses’, canción de aquella banda que lideraran Layne Stayley y Jerry Cantrell editada en ‘Jar of flies’ (1994)… sepan disculpar.


TEARS FOR FEARS ‘Sowing the seeds of love’

En 1989, la dupla conformada por Roland Orzabal y Curt Smith, Tears For Fears, editaba su tercer disco, ‘Seeds of love’, el álbum tomaba distancia del sonido de sus inicios, primero una especie de new wave sintetizada, luego un poprock de intenciones mainstream y se acercaba al sonido Beatle. ‘Sowing the seeds of love’, un latrocinio liso y llano con pretensiones de nuevo ‘I am the walrus’, es un canción extensa y que se arrima a los niveles de ‘infumabilidad’ de un ‘November rain’ o un ‘I’d do anything for love’… sin embargo, me gustaba… sepan disculpar.


Compartir:
SUBIR