Bowie

por / Lunes, 22 febrero 2016 / Publicado enEspeciales, Música

David Bowie

En 1967 David Robert Jones, más conocido como David Bowie, editaba su homónimo disco debut. El álbum mostraba influencias del music hall, el vaudeville, Ray Davies y Syd Barret. Arreglos de cuerdas y vientos dominaban este disco de pop barroco editado por el sello Deram. Sin embargo no había señales aquí del potencial de un artista que forjaría una carrera inigualable.


En 1969 llegaría el éxito para David Bowie, su segundo disco, ‘Space Oddity’ veía la luz a través no ya de Deram sino de Phillips. La canción que abría y titulaba la placa se convertiría en una de sus más famosas composiciones a lo largo de los años. Tony Visconti entraba en escena desempeñando el rol de productor. Sin embargo el sencillo ‘Space Oddity’ contaba con la producción de Gus Dungeon.


El tercer disco de David Bowie ‘The man who sold the world’ (1970) mostraba un nuevo cambio de dirección en la naciente carrera del camaleónico músico británico. Atrás, el vaudeville, el music hall y el folk espacial. El hard rock, el blues rock y los primeros indicios de glam se daban cita en un álbum que sería influencia para el goth rock y la darkwave.


En 1971, Bowie conformaba una solida banda de apoyo, Rick Wakeman y los futuros Spiders From Mars, Trevor Bolder, Woody Woodmansey y el fundamental violero Mick Ronson acompañaron a la estrella en la grabación de ‘Hunky Dory’ (1971), una de las obras maestras de David Bowie.


Ziggy Stardust fue otra de las personificaciones de Bowie. El contundente ‘The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars’ se editó en 1972 y se convirtió en una de sus obras más reconocidas. El disco, junto a ‘Electric Warrior’ de T-Rex y a ‘Transformer’ de Lou Reed, es uno de los grandes clásicos del glam rock.


Muchos fueron y son los artistas que se dejan seducir por el repertorio de Bowie y recrean sus propias versiones. Dinosaur Jr., The Cure, The Sea and Cake, Seu Jorge, Beck, Tori Amos, Marc Almond, Fricción, Cienfuegos, M. Ward, Nirvana son sólo algunos de los ejemplos. En 1982,el cuarteto gótico de Northampton, Bauhaus editó esta magnifica versión de ‘Ziggy Stardust’.


En 1973 llegaría la continuación de ‘Ziggy Stardust’, ya establecido como una estrella pop, David Bowie editaba ‘Aladinn Sane’, un nuevo eslabón en la etapa glam rocker del astro británico. De sonido mas duro que su antecesor, ‘Aladinn Sane’ contiene singles como ‘Jean Genie’, ‘Drive Inn Saturday’ y una versión de ‘Let’s spend the night together’ de Rolling Stones.


En 1973 Bowie se despachaba con un álbum compuesto íntegramente por covers. El disco marcaba el fin de los Spiders From Mars como banda de apoyo. The Kinks, The Who, Pink Floyd, Easybeats y The Merseys, entre otros son versionados en ‘Pin Ups’. En ‘Sorrow’, uno de los highlights del Lp, Bowie hace una muy convincente imitación de Bryan Ferry.


‘Diamond dogs’ (1974) cerraba la etapa glam-rocker de David Bowie. Su nueva pasión era el soul, el sonido de Filadelfia y el R&B. ‘Young americans’ (1975) era el producto de esta nueva obsesión, se iniciaba la fase ‘plastic soul’ del cambiante artista inglés. ‘Young americans’, ‘Fame’ y la version del clásico beatle ‘Across the universe’ son piezas destacadas de un álbum sin altibajos.


En 1976 hace su aparición el décimo disco de David Bowie, ‘Station to station’. Nace con la obra un nuevo alter ego del músico, ‘Thin White Duke’, el ‘Duque Blanco’. El disco, una obra de transición, entre el ‘plastic soul’ y una nueva orientación hacia la música con sintetizadores con evidentes influjos del krautrock (Neu!, Kraftwerk.).


Con la producción del mismo Bowie y el eterno Tony Visconti y con la fundamental contribución de Brian Eno, en 1977 ve la luz ‘Low’, el disco que abre la reconocida trilogía berlinesa del Duque. Instrumentales, electrónica, sonidos de vanguardia, krautrock, pop surrealista, algunos de los elementos que componen esta pieza decisiva para la música pop.


Instalado en Alemania, y con Eno y otros como Robert Fripp y Carlos Alomar como colaboradores, Bowie da continuidad a su trilogía berlinesa con el segundo capítulo, ‘Heroes’ (1977), es grabado en Hansa Tonstudio y resulta ser otra de las grandes obras del músico británico.


En mayo de 1979 se edita ‘Lodger’, decimotercer disco de estudio de David Bowie. Este álbum cierra la trilogía berlinesa y así también concluye la estrecha colaboración de Eno con la estrella pop inglesa. Fripp ya no es de la partida en esta obra y Adrian Belew se convierte en el guitarrista de turno. ‘Look back in anger’, ‘Boys keep swinging’ y ‘DJ’ son algunos de los ‘highlights’ del disco.


En 1983 David Bowie se asocia con Nile Rodgers para la producción del disco ‘Let’s dance’. El duque inicia así su período más comercial y artísticamente más discutible. El trabajo contiene algún que otro momento inspirado y es superior a los dos discos que lo sucederían, ‘Tonight’ (1984) y ‘Never let me down’ (1987). Stevie Ray Vaughan se convierte en la guitarra principal de la obra.


Luego de unos ochenta que vieron a Bowie metido de lleno en el mainstream con productos de escaso valor artístico, el inglés decidió armar una banda inspirada en el sonido del grunge y el hard rock. Bowie en voz, Reeves Gabrels en guitarra y los hermanos Hunt y Tony Sales conformaron Tin Machine. La banda dejó dos discos de estudio, ‘Tin Machine'(1989) y ‘Tin Machine II’ (1991).


Luego del dispar ‘Black tie white noise’ (1993), Bowie se sumerge en la electrónica. Con el regreso de Brian Eno como productor, edita el album conceptual ‘Outside’ (1995). En el single ‘Hallo spaceboy’ colaboran los Pet Shop Boys.


En 1997 David Bowie edita ‘Earthling’, un álbum electrónico, dominado por el sonido del techno, el drum and bass y el jungle. Reeves Gabrels es su ladero y guitarra principal en esta etapa de su carrera. Mark Plati, Gail Ann Dorsey y Mike Garson son algunos de los componentes del personal para esta grabación.


En 1997 Bowie arribó a su medio siglo de vida y decidió celebrarlo a lo grande. Algunos de sus pares y sus jóvenes discípulos se sumaron para la fiesta. Un recital que contó con gente como Lou Reed, Sonic Youth, Frank Black, Robert Smith, Billy Corgan o Foo Fighters como invitados del Duque.


En 1999 David Bowie aparca su maquinaria electrónica y opta por un regreso al neoclasicismo. Aún con Gabrels como principal colaborador, Bowie edita “Hours…” ‘Survive’ y ‘Seven’ son algunos de los momentos destacados de la obra.


Levantando un poco la puntería con respecto a su antecesor, en 2003 se edita ‘Reality’, repitiendo la co-producción de Bowie y Visconti, el álbum contiene dos covers, ‘Pablo Picasso’ de Modern Lovers y ‘Try some, buy some’ de George Harrison y el resto de material original, incluyendo ‘Bring me the disco king’ una composición que data de las épocas del disco ‘Black tie, white noise’ (1993).


Cuando ya parecíamos resignados ante el retiro del maestro llegó ‘The next day’ (2013), diez años después de su antecesor. El muy buen disco de regreso cuenta nuevamente con la producción del eterno Tony Visconti y está completamente compuesto por material original. El single ‘Love is lost’ fue brillantemente remezclado por James Murphy (LCD Soundsystem)


SUBIR